sábado, 25 de agosto de 2012

LA OPINION DE UN GRAN MAESTRO.
 
Comparto con vosotros el punto de vista de un gran maestro, nada más y nada menos que de Julio Granda, que viene a colación sobre el tema que se ha suscitado en relación con las condiciones de los mejores ajedrecistas onubenses en nuestro Club, y que ha tenido un triste colofón porque Carlos Barrero ya no está con nosotros, con la consiguiente pérdida de calidad ajedrecística de nuestro Club. Considero que esta cuestión no ha sido adecuadamente entendida, y por eso me permito aportar algunos extractos del artículo de Julio Granda. El artículo completo está en facebook.
 
"El ajedrez en el Perú pese a su creciente popularidad y demostrado talento, lamentablemente no tiene ni ha tenido una organización que fomente torneos de cierta jerarquía donde los jóvenes valores puedan alternar con maestros internacionales y grandes maestros de quienes obviamente en el fragor de la competencia van a ir evolucionando hasta conseguir un nivel que les permita representar dignamente a nuestro país. Estoy refiriéndome básicamente a torneos absolutos porque si bien es muy positivo organizar competencias infantiles y juveniles, es imprescindible que toda esa pléyade de nuevos valores tengan un adecuado ámbito donde sigan desarrollándose. Desafortunadamente generar ese anhelado medio toma su tiempo y estamos muy lejos de alcanzarlo. Siendo el proceso de un ajedrecista largo, relativamente incierto y caro por los viajes que implica, son muy pocos los que con un especial talento y decisión superan esa barrera nacional y adquieren un nivel competitivo internacional. ¿ No es esto un mérito que merezca un trato deferente y bien remunerado que a la vez sirva de aliento a los que pretenden emularlos ? ¿O debemos seguir alimentando en un mundo cada vez más competitivo, la falacia de que no se debe remunerar a los que representan al Perú ? No caigamos en romanticismos y chauvinismos que si bien suenan bonito no se pueden sostener ante el peso de la realidad; si un deportista de alto nivel no hiciera de su deporte un medio de vida, no podría desarrollar todo su potencial por más ganas y entusiasmo que tuviera. El ajedrez está en una línea confusa ya que por una parte están los aficionados, los que están en el limbo y los grandes maestros. A diferencia de otros deportes,el ajedrez es muy democrático y todos podemos competir entre sí con las legítimas aspiraciones que ello implica, pero tratándose de la máxima competencia por equipos como es la Olimpíada Mundial de Ajedrez ¿ corresponde prescindir de los grandes maestros que viven exclusivamente del ajedrez competitivo como es mi caso, para reemplazarlos por jugadores que aún no están aptos para tan magno evento ?", etc. Los derechos de autor de estos extractos del artículo corresponden a Julio Granda. Ver artículo completo en facebook.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada