viernes, 28 de febrero de 2014

Una "gota de humor" en el BLOG de la Merced.

En una entrada de este blog, anterior a ésta, en los comentarios a la misma, algunos de nosotros hemos estado “dejando caer” algunos chistecillos. Pues bien, creo conveniente abrir esta nueva entrada con la recopilación de los mismos y, a la vez que te doy la oportunidad de que te diviertas un poco leyéndolos, también te doy la posibilidad de que nos dejes, tú también, en el apartado de “comentarios”, tus chistes, anécdotas graciosas, etc.  Se te agradecerá.

El objetivo de esta entrada es “AÑADIR UNA GOTA DE HUMOR… A NUESTRAS VIDAS”.

Entre paréntesis aparece el  nombre de quién aporta o escribe el chiste.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Un marido le pregunta a su mujer: -"Cariño, cuando me muera, ¿llorarás?  La mujer le dice: "Claro, cariño, sabes que lloro por cualquier tontería". (Enrique Biedma)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Ja ja... Y este otro chiste (Lo que se están perdiendo los que no leen los comentarios):

- Mi mujer me ha advertido: Me ha dado a elegir entre ella o el ajedrez.
- Y entonces… ¿qué vas a hacer?
- Le he dicho que la echaré de menos.      (L. Fierro)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Kasparov se enfrenta a un lepero, éste lleva blancas, juega peón cuatro rey y dice: "¡Jaque!". Kasparov le contesta: "¿De qué diablos está usted hablando?, ¿Qué jaque ni qué leches?" El lepero le replica: "¡Sí, jaque, que jaques ya, que yo ya he jacao!".   (Enrique Biedma)
++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Un maestro de ajedrez, que era muy soberbio y arrogante, quedó una vez el último en un torneo que se jugó en Siberia. Un periodista le preguntó: "Maestro, ¿qué le ha pasado?". "Nada", dijo el maestro, "es que el frío me afecta, nunca juego bien en climas fríos". "Pero, maestro", replicó el periodista, "usted ganó el campeonato de San Petersburgo el año pasado, y fue en pleno invierno". "Sí, es verdad, pero sólo fue por un punto de ventaja".     (Enrique Biedma)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
¡Mira por dónde el amigo Enrique Biedma ha salido chistoso! Lo cual es una prueba fehaciente que el ajedrez, incluso el ajedrez de los que saben, y el sentido del humor, no están para nada reñidos el uno con el otro.
Gracias, Enrique, por arrancarnos una sonrisa.     (L. Fierro)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Un amigo a otro: "mi perro juega al ajedrez". "Imposible", dijo el otro. "Ven a mi casa a verlo". Lo lleva a su casa y encuentra al perro jugando al ajedrez con la mujer del amigo. El otro no sale de su asombro y dice: "Par diez, es verdad, no me lo puedo creer, esto es asombroso". La mujer dice: "No, no es nada, en tres partidas sólo me ha hecho unas tablas".  (Enrique Biedma)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Preguntaron a un arrogante maestro de ajedrez: "Maestro, ¿cuánto cobra usted por dar una sesión de simultáneas?" Contestó el maestro: "Hombre, dado el caché que tengo, no la doy por menos de mil euros". "¡Mil euros! Pero eso es mucho, ¿no?  Y, dígame, ¿ha dado usted muchas simultáneas?" El maestro contestó: "Hasta ahora, ninguna".     (Enrique Biedma)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
En un campeonato de España, el representante de cierta provincia de cuyo nombre ahora no me acuerdo, no empezó bien: perdió la primera partida. También perdió la segunda, y en la tercera no tuvo suerte y volvió a perder. También perdió la cuarta, en la quinta se dejó la Dama y en la sexta no vio un mate en la octava. Se le veía triste, y caminaba de un lado para otro reflexionando y diciendo: "no lo entiendo, en mi pueblo les ganaba a todos".".     (Enrique Biedma)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
A ver si te gusta, Miguel Ángel: El gran Capablanca estaba considerado invencible en 1927, cuando se enfrentaba a Alekhine en su match por el campeonato del mundo. Iba ganando 2 a 1, y de repente, perdió dos partidas seguidas: la 11º y la 12º. Se lo contaron a un conocido aficionado bonaerense, admirador de Capablanca y que, además, era mudo de nacimiento que, al escuchar la noticia, exclamó: "¡Eso es imposible!".     (Enrique Biedma)
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
Aquél niño que estaba jugando solo al ajedrez y, cuando su madre le llamó para comer y, llegando a la cocina, su madre le preguntaba: -¿Qué estabas haciendo? - Jugaba al ajedrez en mi cuarto; contestó. – ¿Y qué tal? - “Buf. Cuando juego solo no hay quién me gane”.   L. Fierro.
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
EN LOS COMENTARIOS A ESTA ENTRADA HAY MÁS…  y NO OLVIDES DEJAR TU APORTACIÓN…

32 comentarios:

  1. - Maestro: He coronado ¿Puedo coger otra Dama blanca? Me dice el alumno - Sí ¡Claro!, Cógela del tablero de al lado. (Le digo mientras atiendo otra duda de otros alumnos)
    Al ratito, cuando me acerco para ver cómo iba la partida veo que el jugador de blancas tiene sobre el tablero sus dos Damas y… ocho peones. – ¿Cómo es esto? ¿Cómo es que tienes los ocho peones? ¿No habías coronado? - Sí. ¡Claro! Pero lo hice con uno de los “peones gordos”. (Refiriéndose al Alfil) (¡Pa darse un chocazo!)

    ResponderEliminar
  2. "Hola, vengo por lo del anuncio de profesor de ajedrez". "Ah, estupendo, ¿es usted maestro de ajedrez, monitor titulado, etc.". "¿Maestro yo? No, hombre, ni monitor tampoco". "Bueno, pero, al menos será usted un buen jugador, ¿no?, con buenos conocimientos para transmitir a sus alumnos", "Mire, la verdad es que yo, de ajedrez, no tengo ni pajolera idea". "Pero, vamos a ver" -empezó a enfadarse el otro-. "esto es un anuncio de profesor de ajedrez, y usted dice que no tiene ni idea. ¿Para qué ha venido entonces a hacerme perder el tiempo? "Mire, he venido para decirle que, por favor, que no cuente conmigo para dar clases".

    ResponderEliminar
  3. Kasparov vino a Huelva para jugar una partida en consulta. Yo era el organizador, así que elegí a Carlos Barrero, a José María Manzano y a Leonardo. Les dije: "tenemos que organizarnos: Carlos hará las jugadas brillantes, Manzano las profundas y Leonardo las dudosas".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Coño (Perdón) con el organizador!
      ¿Y ganó Kasparov?

      Eliminar
  4. - Yordi estaba mejor, pero con esa jugada que acaba de hacer, "ha tirado" la partida.
    - No lo creo. Es catalán. Seguro que es una celada.

    ResponderEliminar
  5. La partida con Kasparov acabó en tablas. ¿Ya no te acuerdas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. No me acordaba... Hace tanto tiempo de eso... Pero si "conseguimos" unas tablas ante Kasparov, seguro que fue por las "Jugadas dudosas" de Leonardo; porque las "jugadas brillantes" y las "jugadas profundas", se las esperaría Kasparov con toda seguridad.

      Eliminar
  6. En un importante torneo, el gran maestro Geller fue a quejarse al árbitro: "Oiga, mi adversario (el maestro Udovcic) no hace más que fumar y fumar sin parar, y me echa el humo a la cara, lo mismo que solía hacer el excampeón del mundo Lasker". "No se preocupe, hombre", contestó el árbitro, "Udovcic no juega como Lasker". Geller se tranquilizó y regresó al tablero.

    ResponderEliminar
  7. Geller, en una Olimpiada, fue a protestar al árbitro: "Oiga, mi adversario, el maestro Medina, está silbando". "No se preocupe, Medina siempre se pone a silbar cuando su posición es una ruina". Geller regresó al tablero y ganó pocas jugadas después.

    ResponderEliminar
  8. El niño gallego: - ¡Maestro! ¿Los hórreos se colocaban en las esquinas, verdad?

    El Monitor gallego: - Te he dicho que no son hórreos… que son castillos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Quién fue el mejor jugador de la historia? ¿Kasparov? No, no fue Kasparov, tampoco fue Bobby Fischer. No, ni Leonardo tampoco. El mejor jugador de la historia fue Moisés: en una ocasión hizo tablas con Dios.

    ResponderEliminar
  10. - (La hija): ¡Mamá! ¡Mamá! ¡El perro está mordiendo y partiendo todas las piezas del ajedrez de papá!
    - ¡Pues déjalo y ni te acerques! ¡Ya sabes que tu padre dice que “el perro no solo es el mejor amigo del hombre, sino que además también lo es de la mujer”!
    - ¡Mamá: No te entiendo!
    - Bueno. Si te casas algún día con un ajedrecista lo comprenderás.

    ResponderEliminar
  11. Un maestro muy arrogante jugaba con un aficionado que también era muy arrogante (así que no se trataba de Leonardo). El maestro iba machacando al aficionado: 1-0, 2-0, 3-0...... 7 a 0, 10 a 0, un auténtico repaso. El aficionado, que era un conocido ricachón, le dijo, irritado: "¡Oiga!, ¿cómo se atreve usted a ganarme tantas partidas? ¿Usted no sabe quién soy yo? ¡Soy Epstein, el hombre más rico de esta ciudad!". "¡Muy bien!", le dijo el maestro, "a mí eso me la trae al fresco, porque jugando al ajedrez ¡Epstein soy yo!".

    ResponderEliminar
  12. Estos son dos amigos una tarde en un café
    Oye sabes mi mujer me ha dicho.que como. Mañana vaya al torneo me deja
    A eso que. Le pregunta el otro y que vas a hacer
    Contestación pues como siempre e4

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno........ Pero, como no quiero que todo sean chistes, me pondré francamente serio. Así que os voy a dar un gran consejo de Ruy Lopez que, además, ilustrará el nivel de la teoría en 1575: cuando juegues con tu adversario una partida, que la partida se celebre al aire libre, y después coloca el tablero de manera que a tu adversario le de el sol directamente en la cara (no es como los puros de Lasker, pero la idea es la misma).

    ResponderEliminar
  14. Un amigo dice a otro: "¿Tú crees que en el cielo se juega al ajedrez?". "Hijo, yo qué sé; sólo podemos hacer una cosa: el primero que se muera y pase a mejor vida, regresará en espíritu y lo contará". Así lo acordaron. Al cabo de dos años, uno de ellos se muere, se va al cielo (porque había sido un buen chico toda su vida -sólo algunos deslices sin importancia-) y, como había prometido, se le apareció a su amigo. Éste no se asustó, al contrario, se alegró de verle, y le dijo: "¡Qué!, ¿se juega al ajedrez allá arriba, en el otro mundo, o no?". "Amigo, he de darte dos noticias, así que vayamos por partes. Pero antes tengo que advertirte que una noticia es buena y la otra es mala. ¿Cuál quieres saber primero?" "¡La buena primero!". "Perfecto", le dijo el espíritu, "pues sí, la buena noticia es que allá arriba, en las cumbres celestiales, no sólo se juega al ajedrez, sino que, además, se juega en unos tableros de un oro etéreo, da gusto jugar". "Oye, eso es estupendo. ¿Y cuál es la mala noticia?" "La mala noticia es que la semana que viene tú juegas con blancas".

    ResponderEliminar
  15. Como se sabe en torneo de ajedrez que jugador es lepero? porque es el unico que al empezar barajas las piezas

    ResponderEliminar
  16. Ya que Leonardo no se anima, contaré otro: Alekhine viajaba en un tren. El viaje era largo, así que, para distraerse, sacó su tablero de ajedrez y se puso a analizar algunas variantes. Un aficionado, bastante pagado de sí mismo, le vio y le dijo: "Ah, es usted aficionado al ajedrez. Yo también lo soy, en realidad soy bastante bueno. Le reto a jugar una partida, ¿qué le parece?" Alekhine le contestó amablemente: "De acuerdo, jugaré con usted y le daré una torre de ventaja". El otro se enfadó: "¡Oiga!, ¿qué se ha creído usted? Veo que usted no sabe quién soy yo, usted no me conoce". Alekhine le dijo: "precisamente por eso".

    ResponderEliminar
  17. - Papá: ¿No te enrocas porque ya has movido el Rey?
    - No.
    - ¿Porque te están dando jaque?
    - No.
    - ¿Porque el Rey tiene que pasar por una casilla amenazada?
    - No. Tampoco.
    - ¿Entonces por qué no te enrocas?
    - Porque el vaina de tu hermano le ha echado pegamento.

    ResponderEliminar
  18. Nuestro amigo Leonardo es incansable. Me veo obligado a contar otro. Un Rey de ajedrez le dice a la Dama: "Señora, apuesto a que usted está meditando sobre el sentido de la vida, perdón, quise decir de esta partida". La Dama le contesta: "Y tú qué sabes en qué medito yo, si eres incapaz de ver más allá de un paso adelante".

    ResponderEliminar
  19. Después de una hora y media de clases de ajedrez de un padre a su hijo de 5 años… (Futuro gran campeón... y de nombre Enrique para más señas)… el padre, orgulloso del deber cumplido, se dispone a relajarse leyendo un libro… de ajedrez ¡Claro! Pero el hijo le incomoda:
    -Papá, papá: ¿Los alfiles vuelan?
    - No.
    - ¿Y los peones?
    -No, tampoco.
    -¿Los caballos tienen alas?
    -No. ¿Cómo van a tener alas los caballos? Ni que fueran Pegaso.
    ¿Entonces tampoco vuelan?
    -¡Claro que no!
    ¿Y las torres y las damas vuelan?
    - Nooooooooooooooo… y deja ya de decir tonterías ¡Vale!
    -Está bien papá. Pero deja que acabe de tirar también los reyes por el balcón, y ya termino.

    ResponderEliminar
  20. No hace mucho jugué una partida con un misterioso ajedrecista. Rápidamente conseguí una ventaja aplastante con un gran juego, hasta llegar a la siguiente posición: Blancas: Cb8, Rc8, Ad8, Ce8, Da7, Td7, Tb6, Aa6, y peones en b7, c7, e7, c6, d6, b5, c5 y c4. Mi adversario sólo tenía un peón en h7 y el Rey en f7. Todo mi ejército estaba intacto, y mi posición era completamente ganadora. En ese momento jugó mi adversario, aunque ya daba lo mismo: hizo Rxe8. El presentimiento de una pronta victoria se apoderó por completo de mí. Profundicé en la posición buscando un mate artístico lo más rápidamente posible. Al final me dí cuenta de que sólo tenía una jugada a mi disposición: 2. Da8, pues todas mis piezas estaban ahogadas. Mi rival, con absoluta parsimonia, adelantó su peón sólo una casilla. Estaba claro: se estaba riendo de mí. Yo jugué 3. Da7, y le ofrecí tablas, no muy seguro, pero mi adversario sólo me contestó con una mirada burlona, y la partida siguió este curso: 3... h5. 4. Da8, h4. 5. Da7, h3. 6, Da8, h2. 7. Da7, h1. Mi adversario, sin mirar, cogió la primera pieza que se encontró, resultó ser un caballo. Empecé a enfadarme, pero decidí contenerme. 8. Da8, Cg3. 9. Da7, Ce4. 10. Da8, Cd2. 11. Da7, Cxc4. 12. Da8, Cd2. 13. Da7, Cb3. 14. Da8, Cxc5. 15. Da7, Ca4. 16. Da8, Cxb6, jaque mate. Un sólo peón había derrotado a todo mi ejército. Se trataba de una victoria mística. No creía lo que había visto. Analicé la partida y descubrí que no había salvación ya desde la primera jugada. Entonces mi adversario me concedió la revancha. Estaba vez yo jugaba con negras, aunque, francamente, ya me daba lo mismo. Se llegó a esta posición: Blancas: d2, Re1, Th1, Ch2. Negras: Td6, Cd7, Rh3, y peones en d5, e6, f6, g6 y h4. Mi posición volvía a ser aplastante, aunque ahora me daba igual y no me seducía: la conmoción anterior se dejaba sentir y el sentimiento de derrota irremediable impedía que pudiese concentrarme. Además, hasta que no me comiese su único peón, no me quedaría tranquilo. En ese momento, mi adversario se enrocó, amenazando mate. Respondí con presteza 1... Ce5. Mi adversario movió su único peón: 2. d4. Una gota de sudor frío recorrió mi cuerpo. 2... Tb5 (no hay otra). 3. dxe5, Tb3. 4. exf6. Abandoné. En la sala donde se jugaba se hizo un silencio absoluto, reverencial. Todos callaban. En cuanto a mí, mejor ni hablar. Aun así, pude, con gran esfuerzo, musitar cuatro palabras: "¿Cómo se llama usted?". Adivinen la respuesta: Philidor, aquel que dijo que el peón es el alma del ajedrez.

    ResponderEliminar
  21. La fuente original de esta historia se puede encontrar en un libro descatalogado: "Mosaico ajedrecístico", escrito por Karpov y Guik.

    ResponderEliminar
  22. - Papá: ¿Si quedo campeón de Huelva de ajedrez podré jugar el Campeonato de Andalucía?
    -¡Claro! Hijo.
    - ¿Y si gano el Campeonato de Andalucía podré jugar el de España?
    - ¡Por supuesto!
    - ¿Y si soy campeón de España podré jugar el Europeo?
    - ¡Pues claro!
    - ¿Y si soy el mejor de Europa podré disputar el Campeonato del Mundo?
    - ¡Que síiiiiiiiiiii!
    -Papá: ¿Y tú crees que a mis 54 años voy a ser capaz de aprender a jugar al ajedrez? …

    ResponderEliminar
  23. La subjetividad en los juicios de algunos. Ejemplos:
    h3 (una jugada tímida, era más agresiva h4), h4 (arriesgada, las blancas atacan a lo loco).
    Dxh7+ (en momentos como éste, Fischer exigía que todo el público abandonase la sala) (una jugada desesperada en posición perdedora).
    Dd5 (un ataque enérgico) (a todas luces prematura)
    Td8 (lamentable descuido en posición ganadora) (sacrificar la torre es el camino más rápido hacia la victoria)
    Ch1 (la combinación del año) (lamentable error, las negras abandonaron sin esperar la respuesta del contrario)
    f5 (empieza el ataque) (señal de desesperación absoluta)
    Te1 (ocupando la columna abierta) (una jugada ordinaria que sólo pierde tiempo)
    Ta2 (una de las jugadas más originales que se han visto) (jugando sin sentido alguno)
    Ca5 (un caballo en la banda siempre está mal situado, mal jugado) (a despecho de la afirmación dogmática de Tarrasch)
    b4 (finísimo sacrificio de peón) (las blancas se dejan un peón)
    b5 (innovación teórica) (esta jugada se refutó en 1929)
    Da8 (confusión debida a los apuros de tiempo) (en los apuros de tiempo, las negras actúan con gran ingenio)
    a4 (equivale a abandonar) (las blancas se apoderan de la iniciativa)
    e5 (a cambio del peón retrasado, las negras activan sus piezas) (no sólo debilita el peón d6, sino también la casilla d5)
    Cb8 (después de esta jugada, es difícil dar un buen consejo) (ahora las blancas pueden dar mate de 7 maneras distintas)
    Rg5 (evitando las tablas por triple repetición de jugadas) (tablas por ahogo).
    c3 (una jugada posicional finísima) (no se puede imaginar una jugada más floja)

    ResponderEliminar
  24. Aficionado X: La jugada que acaba de realizar Biedma me ha parecido “brillante”.
    Leonardo: Pues no es para tanto; solo ha sido “mate”.

    ResponderEliminar
  25. Mira, Leonardo, que sepas que me di cuenta que te fuiste de mi clase a medio empezar. Luego te quejas de que no terminas de dominar los entresijos de nuestro noble juego. Para que no te quejes tanto, la próxima vez que te vea no te vas a librar de jugar conmigo con 5 minutos en el reloj, y yo sólo con uno. No sólo eso, ahora me voy a buscar otro chiste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja... Enrique: Eres rápido en el tablero: 5 minutos contra 1. Nooooooooooo... otra vez nooooooo. Para quien no lo sepa: E.Biedma es especialista en partidas a un minuto... y está haciendo un Master en ganarme a mí, incluso yo con cinco minutos... De momento va sacando sobresaliente. Le esperaré en el próximo cuatrimestre.
      Pero en lo que Biedma no parece tan rápido es en dejarnos sus chistes y anécdotas en este lugar. Aquí creo que, al menos, le conseguiré tablas. ¿Aceptas, Enrique?

      Eliminar
  26. Acepto tu oferta de tablas, Leonardo.

    ResponderEliminar
  27. Enrique: No sé si te acordarás, pero hace unos añitos (cinco, seis, o más, no me acuerdo) en una partida que jugamos tú y yo en el Torneo de Isla Cristina, llegué hasta el final (lo cual ya era todo un éxito) con posibilidades de ganar, (te demoraste en exceso en el tiempo), y las tablas eran claras. (No es que lo diga yo, es que lo dijeron los jugadores que verdaderamente saben ajedrez una vez terminada la partida y que se agolparon al rededor del tablero esperando la sorpresa)
    Pero, al final, tampoco fue posible: Mis pensamientos en aquellos momentos de tensión fueron: "Si no gano a Enrique ahora, en esta partida, no le voy a ganar nunca. Tengo las tablas. Pero ganar al gran Biedma, es mucho más". Así que "forcé" la posición buscando la victoria y "craso error": PERDÍ. ¡Claro!
    En definitiva: Me cuesta aceptar unas tablas si veo posibilidad de algo mejor. Avaricioso que es uno. Así que, como lo tenía preparado desde hace unos días, ahí va mi nueva aportación a esta entrada. (Tú dirás ahora si "mueves ficha" de nuevo o te rindes)

    ResponderEliminar
  28. ¿Qué hace un ajedrecista solo en su casa? Cuando no está jugando por Internet, lee libro de ajedrez.
    ¿Qué hacen dos ajedrecistas cuando se juntan? Cuando no juegan el uno con el otro, hablan de ajedrez.
    ¿Qué hacen tres ajedrecistas cuando se juntan? Dos juegan al ajedrez y el tercero les da “por saco” comentando todas las jugadas.
    ¿Qué hacen cuatro ajedrecistas cuando se juntan? Juegan un pasa-pieza.
    ¿Qué hacen cinco ajedrecistas cuando se juntan? Rezan por lo bajini para no ser el que se quede “de pico” sin jugar.
    ¿Qué hacen seis ajedrecistas cuando se juntan? Piensan en fundar un club tan “guay” como el club de Ajedrez “La Merced”.
    ¿Qué hacen siete ajedrecistas cuando se juntan? Si ya son club, discuten entre sí para ver quién será el próximo Presidente para echarle la culpa de todos los males del club.
    ¿Qué hacen ocho ajedrecistas cuando se juntan? Deciden formar equipo para jugar el Provincial de la categoría.
    ¿Qué hacen nueve ajedrecistas cuando se juntan? Bueno. Esto no se ha dado nunca… No sé por qué motivo… ¡Es curioso! ¿Verdad?
    ¿Qué hacen diez ajedrecistas cuando se juntan? Preguntarse por qué no habrá faltado alguno para que, por primera vez, se reunieran nueve ajedrecistas.
    ¿Qué hacen once ajedrecistas cuando se juntan? No todos; pero alguno se da cuenta y piensa: “¡Caramba! ¿Por qué no hay mujeres entre nosotros?”
    ¿Qué hacen doce ajedrecistas cuando se juntan? Alertados por el espabilado de antes, todos deciden que hay que poner remedio a la falta de mujeres en la reunión.
    ¿Qué hacen doce más uno ajedrecistas cuando se juntan? Hablan de fútbol, del tiempo, o de mujeres, pero no juegan al ajedrez. Todos creen que no tendrán buen día.
    ¿Qué hacen catorce ajedrecistas cuando se juntan? ¡Organizan, por fin el primer torneo interno del club! Torneo que, por supuesto, no llega a buen fin dada la informalidad reconocida en todos los ajedrecistas.
    ¿Qué hacen quince ajedrecistas cuando se juntan? ¡Una fiesta! Por fin llegó “la niña bonita”.

    ¿Qué hacen dieciséis ajedrecistas cuando se juntan? (¿Alguien se atreve a continuar?)

    ResponderEliminar