domingo, 12 de diciembre de 2010

UNA SINFONIA: FISCHER - SPASSKY, REYKJAVIK,1972

Fischer - Spassky

REYKJAVIK, 1972. Campeonato mundial, 6º partida.
Comentarios de Enrique Biedma Martín


1. c4, e6. 2. Cf3, d5. 3. d4!? (la primera vez en su vida que Fischer juega un Gambito de Dama), 3...Cf6. 4. Cc3, Ae7. 5. Ag5, O-O. 6. e3, h6. 7. Ah4, b6 (la variante Tartakower), 8. cxd5 (hoy se sabe que esta jugada sólo da igualdad, son mejores Dc2 y Ae2), 8...Cxd5 (en los tiempos de Pillsbury se tomaba de peón, pero las blancas montan un esquema a base de Ad3, O-O, Ce5, f4 y Df3, con el que Pillsbury consiguó resonantes victorias).
9.Axe7, Dxe7. 10. Cxd5, exd5. 11. Tc1!, Ae6! (en b7, el alfíl obstaculizaría el contrajuego negro en la columna b).

12. Da4, c5. 13. Da3, Tc8. 14. Ab5, a6?! (Db7! da completa igualdad: 15. dxc5, bxc5. 16. Txc5, Txc5, 17. Dxc5, Ca6. 18. Axa6, Dxa6, 19. Da3, Dc4. 20, Dc3, Dxa2. 21. O-O, Tb8. 22. b4, Da4). 15. dxc5, bxc5. 16. O-O, Ta7. 17. Ae2, Cd7. 18. Cd4!, Df8? (Cf6, con aproximada igualdad; un solo error y Spassky va a caer inexorablemente en el engranaje fischeriano), (ver diagrama)


19. Cxe6! fxe6. 20. e4! (la jugada clave: las blancas han cambiado un caballo bueno por un alfil "malo", pero después de e4! -método típico en la lucha contra peones colgantes- surge en el tablero una nueva relación de fuerzas, en la que el alfil es muy superior al caballo negro, pues la posición está abierta y el alfil domina dos largas diagonales, y puede operar en los dos flancos a la vez debido a su superior movilidad; a esto hay que añadir la gran movilidad de la Dama blanca, y su eventual desviación al flanco de Rey),

20... d4? (capitulación posicional -Boleslavsky-; Tal sugirió la correcta c4; ahora los peones blancos irán a f4 y e5, reduciendo la movilidad de las negras; despuéslas blancas abrirán la columna f, donde doblarán las torres y las blancas combinarán el ataque en la columna f y el acceso a f7 con el control de la diagonal b1-h7 creando una red de mate con la Dama y el Alfil).


21. f4, De7. 22. e5! (esta jugada gana más espacio, resta movilidad al caballo negro, y Spassky va sintiendo poco a poco cómo va siendo estrangulado por un corsé posicional; por otro lado, el peón pasado negro no va a ninguna parte), 22...Tb8. 23. Ac4 (amenazando f5), Rh8. 24. Dh3!, Cf8 (Txb2 es desesperada pero, al menos supone una sombra de contrajuego; la jugada de Spassky es muy pasiva y no ofrece esperanza alguna).


25. b3 (esta modesta jugada pone fin virtualmente a la partida, ahora sólo juega Fischer y Spassky es un simple espectador), 25...a5 (por hacer algo). 26. f5! exf5. 27. Txf5 (amenaza Tf7), 27...Ch7.


28. Tcf1 (aun en una posición ganadora no hay que confiarse: 28. Tf7??, Cg5), 28...Dd8. 29. Dg3, Te7. 30. h4!, Tbb7. 31. e6!, Tbc7. 32. De5, De8 (si 32...d3. 33. Td1). 33. a4 (esta jugada es innecesaria, pero tiene una explicación psicológica: subraya el hecho de que las negras no tienen ni sombra de contrajuego, y Fischer sentía un placer especial al ver a Spassky absolutamente dominado; además, quería destruir su alma ajedrecística), 33...Dd8 (es sorprendente que el conductor de esta posición con las piezas negras sea todo un campeón del mundo). 34. T1f2 (Tf7 hubiese ganado ya -Fritz-, pero Fischer prefiere percibir el ego de Spassky desmoronarse poco a poco; la compasión, como dice Fritz, no se la "programaron" a Fischer), 34...De8. 35. T2f3, Dd8. 36. Ad3 (construyendo una batería Alfil-Dama en la diagonal clave), 36...De8. 37. De4 (amenazando 38. Tf8+!, Cxf8. 39. Txf8, Dxf8. 40. Dh7 mate), 37...Cf6. (ver diagrama)


38. Txf6! (prevista por Fischer con varias jugadas de anticipación, por eso la jugó ahora al instante; ahora el ataque es destructivo), 38...gxf6. 39. Txf6, Rg8. 40. Ac4, Rh8 (40... Dh5. 41. Tg6+). 41. Df4, abandonan. Spassky, uno de los ajedrecistas-deportistas más grandes de la historia del ajedrez, se sumó al aplauso de los espectadores. Fischer, al verlo, se quedó tan sorprendido que apenas pudo reaccionar y desapareció rápidamente del escenario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada